El corcho

¿qué es?  |   obtención  |   propiedades  |   fabricación  |   beneficios

Corcho natural proyectado. Definición y propiedades

Una revolución en materia de revestimientos constructivos



Qué es el corcho natural proyectado





----------

¿Qué es el corcho?

El corcho es la corteza que produce el alcornoque (Quercus Suber) y lo protege de las condiciones extremas del clima mediterráneo (sequia, altas temperaturas estivales, incendios...). De crecimiento lento, cuenta con una vida de entre 150 – 200 años.

El primer tejido vegetal examinado al microscopio fue el corcho, en 1665, por Robert Hooke y lo describió como “lagunas poliédricas semejantes a las células de un panel, llamándolas «celdillas». Las células del corcho son unidades muertas y llenas de un gas similar al aire, estructuradas de manera regular. Gracias a todo ello el corcho posee gran parte de sus cualidades, tales como la elasticidad y resistencia.”


Las paredes de dichas «celdillas» están llenas de suberina, sustancia cerosa que lo convierte en un relleno resistente a la humedad con una excelente capacidad de amortiguación y aislamiento térmico. Asimismo la suberina posee propiedades antimicrobianas, antialérgicas, antiplagas y antifungicidas, además de evitar que el corcho se pudra. Estudios demuestran que la suberina también proporciona al corcho resistencia al fuego. Por último, el corcho no libera gases tóxicos al arder y no se arrastra por la lluvia.
Robert Hook Corcho proyectado


Esquema corte alcornoque








----------

Obtención del corcho

La extracción del corcho es un proceso respetuoso con el entorno y de bajo impacto, obteniendo recursos renovables ya que no se tala el árbol. Conocida con el nombre de «saca o descorche» la extracción es llevada a cabo durante los meses de junio a septiembre pues es la fase más activa del corcho.

Cuando el árbol cumple ciertos requisitos, aproximadamente 25 años de edad, se realiza la primera «pela», de donde se extrae el corcho «virgen o bornizo» (el típico utilizado para los portales de Belén), en la segunda «saca» se extrae el llamado corcho «segundero o secundario» (materia prima más regular), y ya en la tercera «saca» se consigue un corcho de alta calidad.


Un alcornoque, generalmente, llega a resistir una media de 12 – 16 «pelas» (acción de sacar). Entre pela y pela hay que darle tiempo al árbol para que se regenere por eso se suelen hacer cada 9, 12 o 15 años según la importancia del crecimiento y la zona.

corte alcornoque capa corcho natural






Propiedades del corcho

Pocos materiales son tan extraordinarios como el corcho, producto natural que presenta todas sus propiedades a la vez, sin detrimento alguno. Dadas sus extraordinarias características no es de extrañar que el corcho tenga múltiples aplicaciones:


Ligereza. El corcho posee casi un 90% de aire, consecuencia de ello es su baja densidad. Esto, unido a su capacidad impermeable le permite envejecer sin deteriorarse, de ahí que se encuentre corcho en el fondo del mar (ánforas, tapones...) tras 2.000 años y sigan conservando sus propiedades intactas.
Impermeabilidad. Las células del corcho son impermeables a líquidos y gases, debido a la suberina. Propiedad que repercute positivamente en su capacidad aislante, pues a mayor humedad en un material mayor conductividad.
Elasticidad. En virtud de la flexibilidad de sus membranas celulares, el tejido suberoso posee gran capacidad para soportar grandes presiones sin sufrir deformaciones permanentes.
Amortiguación de vibraciones. La elasticidad y resistencia a la presión hacen del corcho un material idóneo para uso como pavimento y aislante en pisos sometidos a carga, entre otros.
Compresibilidad. El corcho tiene una importante capacidad de ceder a la presión, lo que fundamenta su uso en la construcción en las juntas de dilatación.
Durabilidad. El corcho se halla expuesto durante cientos de años a climatologías adversas, consiguiendo proteger al alcornoque sin sufrir daño. En el ámbito de la construcción es destacable como los materiales permanecen en perfectas condiciones y mantienen sus propiedades durante cientos de años.
Aislante térmico. Su coeficiente de conductividad térmica (λ) ronda entre 0,030 W/mk – 0,040 W/mk para una densidad de 120 kg/m3, situando a la corteza suberosa entre aquellas sustancias más adecuadas para el aislamiento térmico.
Aislante acústico. Como aislante acústico da solución a tres niveles: aislamiento del sonido de aéreo; aislamiento de ruidos por impacto; absorción del sonido o corrección del tiempo de reverberación. Todo ello lo hace insuperable como aislamiento acústico.
Resistencia ígnea. El corcho es un material de muy difícil combustión (imposible en determinados casos), dándose la situación de parajes incendiados donde habitan alcornoques que se encuentran en posesión de la corteza y han reiniciado su vida a pesar de la pérdida de zonas verdes y follaje. Además, al contrario de lo que ocurre con otros materiales, el corcho no desprende vapores tóxicos al quemarse.
Valorizable. Hablamos de un producto natural que tarda casi 50 años en llegar al consumidor, y todo ha sido procesado manualmente. Las planchas extraídas pasan a ser cortadas, cocidas, seleccionadas, almacenadas y transformadas. Incluso el polvo, quemado, es utilizado en la cogeneración de energía.
Estabilidad dimensional. Las células del corcho se comunican apropiadamente para que el aire pueda circular entre ellas. Esto hace que los cambios de humedad y temperatura no creen problemas de presión y por tanto, de fractura o inestabilidad. Se dice que “el corcho es estable porque puede respirar”.
Elevado coeficiente de fricción. Al cortar una pieza de corcho se cortan las celdillas generando en su superficie cientos de microscópicas ventosas, formándose un vacío parcial cuando la superficie del corcho se presiona contra una superficie lisa. Este alto coeficiente de fricción que tiene el corcho lo hace imprescindible en aplicaciones donde se necesita un material característicamente no resbaladizo.
Imputrescible; resistente a productos químicos, roedores e insectos.
Inodoro, higiénico, compacto y apenas incorruptible.






Fabricación de los productos corcheros

El hombre se ha servido del corcho desde la antigüedad. Las primeras referencias escritas datan del año 3.000 a. C. en documentos chinos que citan los usos del corcho en utensilios de pesca. Egipcios, babilonios y persas también lo utilizaban. Sin embargo, la utilización del corcho como tapón de vino se atribuye a Dom Pierre Pérignon (1638 – 1715), siendo en el siglo XVIII cuando el uso del corcho como tapamiento de vinos se generalizó a escala industrial.

Ante los buenos resultados del tapón, la demanda aumentó y comenzó a presentarse una problemática de uso con todos los desperdicios así como con el corcho no apto para la fabricación de los tapones. Fue el descubrimiento de los aglomerados quién abrió amplias perspectivas a las aplicaciones industriales del corcho.

Con todo ello, es la calidad del corcho quién definirá su fin último: el corcho de alta calidad se utiliza en la industria corchera mientras que todo el restante (corcho «bornizo» y «segundero») así como todos los desechos del proceso de fabricación de los tapones se limpian, trituran, aglutinan y prensan (dependiendo de cómo se presente). El proceso productivo sigue un sistema integrado y sostenible donde nada es desperdiciado.

corte alcornoque capa corcho natural




¿Qué es el corcho natural proyectado?

El corcho para proyectar (corcho proyectado) es un revestimiento natural, en capa fina y sin juntas, formulado a base de gránulos esterilizados (vaporizados) de corcho natural, resinas sin disolventes y tintes inorgánicos que le otorgan el color. Material ecológico y natural, constituye una revolución en el sector de la construcción gracias a sus múltiples características: impermeable, transpirable, elástico, aislamiento térmico y acústico.

Su aplicación se lleva a cabo mediante pistola de pulverización industrial junto con un compresor de aire, de forma que puede ser aplicado en multitud de superficies (fachadas, suelos, tejados, terrazas, paredes...). El revestimiento de corcho queda pegado a la superficie y aporta una solución duradera tanto para humedades como protecciones termoacústicas e impermeabilización.







Beneficios del aprovechamiento del corcho

A parte de los beneficios directos como material de construcción, del aprovechamiento del corcho se obtienen beneficios tanto ambientales como sociales que no deben pasarse por alto. Su importancia es tan grande que incluso prestigiosas entidades ecologistas internacionales como WWF/ADENA han lanzado programas para su conservación. Hoy en día la principal garantía para asegurar el futuro de estos bosques y la sostenibilidad económica la constituye el corcho.

Con casi 400 especies entre flora y fauna, el alcornocal representa uno de los ecosistemas más valiosos del Mediterráneo. Guardianes de una biodiversidad de gran valor, estos bosques ofrecen cobijo a alguna de las especies animales más emblemáticas y amenazadas de los ecosistemas mediterráneos como el águila imperial y otras rapaces diurnas y nocturnas.

Capaces de frenar el avance del desierto, los alcornocales sirven de protección contra la erosión a la par que recargan los acuíferos, controlan la escorrentía, producen oxígeno y retienen el dióxido de carbono (CO2), principal responsable del calentamiento global. De modo bastante único, los alcornocales (gracias a otra de las características singulares del corcho) funcionan como amortiguadores de los incendios forestales.

corte alcornoque capa corcho natural





Síguenos  también en. . .          Facebook Instagram Youtube Google+





© Copyright Suberlev 2017
Suberlev

inicio         corcho natural         corcho suberlev         galería         actualidad         contacto